Ponte los zapatos y ¡sal a bailar!

Sin lugar a dudas, podríamos decir que los zapatos de baile son el elemento más importante en el equipamiento de los aficionados al baile. 
Al igual que cuando juegas al tenis o al fútbol o cuando montas en bicicleta, utilizas un calzado distinto del que utilizas cuando sales a pasear, cuando practicas el baile también necesitas un calzado apropiado, que incluso puede variar si vas a bailar claqué, flamenco, o bailes de salón…

Es cierto que puedes bailar con zapatos de calle, pero también es cierto que el zapato de baile tiene un poder mágico que te transforma en otra persona en cuanto sales a la pista de baile porque está específicamente diseñado para ayudarte a realizar movimientos y ejercicios con más facilidad y seguridad. 

Mientras que el zapato de calle es un “todo-terreno”, duro y resistente, que está diseñado para pisar tanto en suelos lisos como no uniformes y desnivelados, tanto en suelos húmedos como secos, suelos arenosos, cemento, adoquines, etc., el zapato de baile te duraría poco tiempo si lo usaras para caminar por la calle. 

El de baile es un zapato más sensible y delicado y aunque no le viene bien el suelo mojado ni arenoso ni desnivelado, se adapta a tu pie y a los movimientos que vas a realizar mientras bailas porque está diseñado específicamente para ayudarte en los ejercicios y en las practicas con más facilidad y seguridad. 
Las características de los zapatos de Baile de Salón son de gran importancia para la práctica del baile y debemos prestar especial atención a la hora de comprar unos. 


Independientemente de que los zapatos han de ser cómodos y resistentes, han de ser de buena calidad y deben tener, entre otras, estas características principales

1 La suela de serraje (parte interna de la piel), similar en apariencia al ante y con el que se confunde con frecuencia. La suela de serraje nos ayudará a conseguir un deslizamiento idóneo en superficies como parqué, tarima o superficies sintéticas de algunos locales de baile. 

2 Los zapatos de baile deben ser flexibles y ligeros para facilitar la ejecución de cualquier movimiento o posición del pié, además de contar con un almohadillado interior de calidad para dotarles de la mayor comodidad posible y amortiguar impactos en la zona del metatarso, que es la que con frecuencia más sufre con la práctica de los bailes de salón. 

La altura del tacón. Cuando compres tus zapatos de baile ten esta consideración en cuenta. Habla con cualquier aficionad@ al Baile de Salón que utilice zapatos específicos de baile, porque estará en condiciones de afirmar que con ellos se mejoran los movimientos en giros, deslizamientos y otros lances propios del baile.

No hay nada mejor que escuchar a nuestros amigos y conocidos que ya están utilizando unos zapatos de baile para que nos comenten las diferencias entre bailar con zapatos de calle y usar zapatos de baile. Todos ellos coincidirán en que “hasta que no los usas no eres consciente lo necesarios que son”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *