2

El Baile y el Sexo. La misma química con distinta finalidad

Valeri Ivanov

Ana de Calle

Sexóloga Clínica y Terapeuta de Pareja.
Autora del libro “El sexo, magia para tu cuerpo”
Especialista en Orientación y Asesoramiento sexual, Individual y de Pareja.
Educación Afectivo-Sexual.
Asesora matrimonial.
Consulta Clínica en Madrid
Contacto: https://www.facebook.com/ana.decalle

Recuerdo a un chico gordito de treinta y pocos años que se pasaba el tiempo parado junto a la pista de baile de una discoteca. Estaba aprendiendo a bailar pero no lo conseguía, y hablando conmigo le dije que cuando supiera bailar no pararía en toda la noche. Al cabo de un tiempo le vi en la pista como si viviera en ella…

Bailaba y bailaba sin parar y no salía de la pista. Claro disfrutaba de algo desconocido para él: el contacto con las chicas, con la música y el ritmo. Se sentía feliz.

El baile es una manera de insinuarse, un preámbulo del sexo, y las relaciones sexuales son un tipo de danza. Es algo divertido, es como un ensayo que recrea el “juego previo” a las relaciones sexuales, y supone un coqueteo constante. Además es un estimulante del estado de ánimo. Bailar requiere gracia, pasión, entrega, atreverse a hacer cosas nuevas…

Muchas parejas han iniciado sus relaciones después de una noche de rumba, lo que demuestra que el gusto por la música está muy extendido, y además ha surgido “la química” entre ellos. La química no es un factor aislado de los demás, es lo que le da atractivo a alguien, lo que pone en marcha el deseo.

Lo que constituye esa química es un conjunto de componentes basado en experiencias sexuales previas como el olor, la forma de mirar o de moverse, como durante un baile en pareja, un baile que emociona y nos hace sentir atracción y deseo. Y es que cuando nuestros cuerpos no son como esfinges y demuestran que están vivos, que se mueven con ritmo, que se expresan, es cuando llegan a ser atractivos. Lo más importante y lo que desarrollamos al bailar es la comunicación, que hará el encuentro más excitante.

Y después de bailar los hay que terminan sincronizados por completo como si no fuera el primer baile juntos. Sabemos que los bailes latinos como la salsa están directamente relacionados con el sexo, por eso sientes cómo mueves las caderas, cómo su mano está en tu cintura y a veces notas el calor de su cuerpo en tu cuerpo. Y los hombres piensan mucho en el sexo cuando bailan… Se dice que un experto bailarín -hombre o mujer- podría ser un experto entre las sábanas… Claro, un baile sensual puede ser de lo más excitante y si mueves tu cuerpo al compás de un ritmo con armonía y sensualidad, tu eres un arma de seducción poderosa.

Muchas veces ellos dejan volar su pensamiento mientras bailan, y se imaginan haciendo esos movimientos en un lugar cómodo donde gozar a su gusto. Aún más si la pareja de baile reúne atractivo físico y personal… Además hombres y mujeres que bailan bien poseen una conexión especial con su cuerpo y su energía sexual.

Pero si para ti el acercamiento físico es un reto, tienes inhibiciones sexuales y te pones barreras, aprender a bailar es una asignatura pendiente, de hecho yo lo recomiendo en la consulta tanto a las parejas como a las personas que acuden solas. Les digo que si no tienen pareja y les interesa conocer gente, el baile les ayuda a empezar a tomar un contacto más directo, a estimular la química que puede surgir con alguien desconocido, ¿por qué no? Y si tienen pareja, bailar desarrolla la comunicación no verbal, es decir a través de los movimientos del cuerpo, de los roces y posturas sugerentes, mientras se estimula la vista, y aumenta el deseo sexual.

Surge la facilidad para relacionarse bien, la confianza en nosotros, y lo que muchas veces oímos: “hay personas que se sienten atraídas por esas otras que son desenvueltas y derrochan simpatía, lo que les provoca el deseo”. Y es que el baile en pareja es una forma de “cocinar lentamente la sexualidad” y de incorporar recursos eróticos para vivir el sexo con más plenitud.

Comentarios 2

  1. Exactamente eso… amo bailar… hace unos dias me encontré bailando con alguién que ni conocía y la verdad ss que me sentí sumamente feliz… con solo bailar y sincronizar perfectamente con un desconocido..

  2. Excelente artículos, estoy totalmente de acuerdo.
    El baile es uno de los mejores afrodisiacos que existen.
    Saludos y felicidades por la web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *