Escapada con Baile a Asturias

Escapada con Baile a Asturias

Del 29 de abril al 2 de mayo

Escapada con Baile a Asturias

Pasamos unos días en Asturias para realizar un combinado entre la historia, la cultura y la vida rural de esta tierra de contrastes, disfrutando desde los lugares más altos, como Covadonga y el Naranjo de Bulnes en los Picos de Europa…

Basílica de Santa María la Real de Covadonga
Basílica de Santa María la Real de Covadonga

…hasta los más cercanos al mar, como Villaviciosa y Ribadesella en donde estaba situado nuestro hotel.

Éste era nuestro hotel
Éste era nuestro hotel

Nos establecimos en un Hotel 4 ★★★★ en Ribadesella, junto al mar, con vistas al mar y a la ría del Sella y desde allí realizamos las visitas a distintos lugares asturianos…

Primer día

Viernes 29 abril

Ribadesella

Salimos en autocar a las 17 h. del viernes y llegamos al hotel para realizar el check-in y alojarnos. La cena se hizo en ruta, aprovechando una parada técnica obligatoria, por cuenta de cada uno. Esa noche no hubo actividad de baile.

Segundo día

Sábado 30 abril

Covadonga

El segundo día, después de desayunar salimos hacia Covadonga y allí nos esperó Fernando, que fue nuestro guía, tanto en Covadonga como en Cangas de Onís, ciudad que también visitamos.

De la mano de Fernando fuimos conducidos por Covadonga, en donde vimos la basílica y la «cuevona» en donde se encuentra el santuario de Covadonga, la sepultura del rey Don Pelayo y el «pozón«.

Santuario de Covadonga, la cuevona y el pozón.
Santuario de Covadonga, la cuevona y el pozón.

Después nos guió también por los lugares más emblemáticos de la ciudad de Cangas de Onís, que fue capital del reino de Asturias y el enclave desde donde el rey Don Pelayo emprendió lo que se consideró como la Reconquista de España a los musulmanes.

Cangas de Onís

Cangas de Onís. Puente Romano
Santuario de Covadonga, la cuevona y el pozón.

Después comimos en un restaurante céntrico ya contratado en Cangas de Onís.

Regresamos al hotel y tuvimos de tiempo libre por la tarde para cerrar la jornada con un taller de técnicas de baile, impartido por nuestro amigo Miguel, quien también animó la sesión de baile nocturna tras la cena en el propio hotel.

Taller de baile impartido por Miguel de la Vega
Taller de baile impartido por Miguel de la Vega

Tercer día

Domingo 1 mayo

Desayuno en el hotel y salida en bus hacia una finca en un pequeño valle en Cabranes, (no confundir con Cabrales), para adentrarnos en el mundo rural asturiano. Allí, un joven biólogo emprendedor, Leandro, nos explicó cómo con un aprovechamiento respetuoso del bosque autóctono, se puede obtener un alimento sano y de gran calidad.

Recursos naturales en Cabranes

Leandro nos ilustró sobre un sistema de cultivo tradicional japonés, que se puede implantar en casa, que respeta el ciclo natural productivo y aprovecha troncos naturales de maderas nobles como el roble o el castaño. Estos troncos se obtienen de aclareos o limpiezas forestales sostenibles, que garantizan el mantenimiento del bosque. Fue algo sorprendente y novedoso a pesar de ser un método botánico milenario.

Cabranes

Desde allí nos acercamos a Villaviciosa en donde visitamos una sidrería industrial para ver todos los procesos de elaboración de la sidra y desde allí fuimos a los salones del restaurante en donde comimos.

Escanciando sidra desde las cubas

Villaviciosa

Al igual que el día anterior, regresamos al hotel, dispusimos de tiempo libre y Miguel continuó con el taller de técnicas de baile y será quien, después de la cena, animó la sesión de baile.

Cuarto día

Lunes 2 mayo

A la mañana siguiente desayunamos en el hotel y recogimos nuestros equipajes para salir en el autocar hacia Cabrales (ahora sí, Cabrales), junto al Naranjo de Bulnes. Llegamos a una bonita aldea, la de Asiegu, que fue declarada «Pueblo Ejemplar» en 2019 por la Fundación Princesa de Asturias.

Asiegu, «Pueblo Ejemplar 2019»

Asiegu

Cuenta con 98 vecinos, aunque esta zona ya fue poblada en tiempos prehitóricos, como lo demuestran los hallazgos encontrados a 6 Km. de Asiego en la cueva de Covaciella, descubierta en 1994 (Patrimonio Mundial de la Humanidad), con las llamadas «Hachas de Asiegu» y con la tumba del “Gigante de Asiegu”.

GuillerminaAquí realizamos la «Ruta’l Quesu y la Sidra«, que fue un viaje al mundo de Guillermina a través del paisaje, la cultura y la gastronomía asturiana. Guillermina representa los valores tradicionales de la sociedad rural de Asturias y por eso la imagen de la anciana puede verse en todas partes del oriente asturiano. Ella falleció en 2010, pero sigue siendo el alma que mantiene viva la idea. Guillermina decía «el Quesu de Cabrales es redondu ¡pa’que ruede por tou el mundu!» y ahora sus nietos Manuel y Javier Niembro, lo están haciendo rodar.

La espicha

La espicha

Cabrales

Los hermanos son jóvenes aldeanos, emprendedores que han creado una empresa que funciona. Ellos descubrieron que su pueblo era un museo vivo. Así que decidieron abrirlo y mostrarlo al mundo. Y ellos nos guió a lo largo del itinerario por la aldea.

En el recorrido vimos la Quesería, en donde se elabora el Cabrales; la Quintana, en donde están los elementos de organización del hábitat rural asturiano; la Ería, o sea la gestión colectiva de las tierras de labor; el Monte Comunal, es decir el pastoreo en los puertos del Cuera y de los Picos de Europa; la Cueva’l Quesu, en donde vimos los sotámbanus, es decir las tierras socavadas en las rocas por donde circulan corrientes de agua o aire, en donde maduran los quesus; la Pumarada, el cultivo y las variedades de manzana; el Llagar, en donde se prensa la manzana bajo el método tradicional asturiano, para terminar con la Espicha.

La Espicha es una celebración típica asturiana gastronómico-social, que se suele hacer de pie, aunque nosotros la hicimos sentados y con mantel, o en otras palabras: que comimos allí a base de platos típicos asturianos. En esta comida la Sidra se acompaña de Huevos Cocidos, Tortos de Maíz, Quesu de Cabrales (D.O.), Quesu Caxigón (D.O.), Quesu Afuega’l Pitu (D.O.), Miel del País, Dulce de Manzana, Picadillo de Gochu, Pastel de Pescado, Chorizos a la Sidra, Boronu (morcilla al estilo Guillermina), Fabada a la manera de Clara, Guiso de Carne Asturiana a la Sidra, y de postre Natillas con Compota de Manzana y Avellanas. En la Espicha puede que el menú no sea exactamente así, todo depende de la producción del momento, pero con hambre no nos vamos a quedar.

Y una vez pasada esta experiencia gastronómica, volvimos al bus para, siguiendo el curso del Cares, continuar nuestro regreso a Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.