Comprar Zapatos de Baile

Zapatos de Baile

Lo que debes saber antes de comprar tus zapatos de baile

¿Por qué comprar unos zapatos de baile? Recientemente fui a comprar unas zapatillas deportivas a una tienda de una marca importante, de las que más se anuncian en TV. y me enseñaron varios modelos, pero antes me preguntaron para qué las quería exactamente: ¿para andar, para correr, para tenis, para…?

Los zapatos de baile aportan elegancia, comodidad y seguridad

Le dije a la empleada que eran para andar, porque me gusta andar mucho y entonces me mostró la línea de productos que era más aconsejable para mí, es decir varios modelos con las características más adecuadas para andar mucho.

Si hubiese elegido correr, o jugar al tenis, por ejemplo, me habrían mostrado otras líneas de calzado con otras características distintas, porque cada tipo de calzado sirve para una cosa y no para otras. Las zapatillas de tenis no valen para jugar al fútbol y las de fútbol no valen para montar en bicicleta…Según para qué, así debe ser el calzado.

Si estás empezando en el baile, es posible que no sepas que quienes somos algo más experimentados usamos zapatos de baile para bailar y es por varias razones.

Una de ellas es porque el calzado usado para la calle suele ser un zapato duro, resistente a un suelo no uniforme, a la lluvia, al sol, etc. Cuando el zapato de la calle lo utilizas para bailar, lo sometes a unos movimientos y torsiones para las que ese zapato no está hecho, con lo cual su vida se acortará y lo que es peor, tú terminarás la sesión de baile con dolor de pies y posiblemente exponiéndote a lesiones de tobillo o rodilla.

Bailes latinos

El zapato de baile debe ser seguro y flexible.

El zapato de baile, por el contrario, es flexible, seguro, cómodo y resistente a todos los movimientos y giros propios del baile, te permitirá bailar como si llevaras un guante en los pies, pero te durará poco si lo usas para andar en la calle.

Desde 1996 en que yo empecé a bailar, hasta ahora, los zapatos de baile han mejorado de una manera infinita, debido sobre todo al gran aumento de aficionados y profesionales en el mundo del baile, gracias también a que el Baile Deportivo ha comenzado a ser aceptado como deporte en más de setenta países del mundo. En 1997 fue declarado Deporte Olímpico y en la actualidad se está trabajando para que el baile entre en los programas de las Olimpiadas.

Todos estos factores han dado lugar a que los fabricantes de zapatos convencionales, fabriquen ahora también zapatos de baile, siguiendo la estela de los pioneros y dediquen más presupuesto a la investigación de diseños y prestaciones en sus modelos.

Tipos de zapatos de baile

Zapatos de baile

Hay distintos modelos, unos más adaptados que otros para según qué modalidades de baile realices. Por ejemplo, si te vas a dedicar a los Bailes de Salón en general puedes utilizar los denominados «zapatos de baile». Si eres practicante en exclusiva de los bailes de Tango te valdrán los mismos zapatos de Bailes de Salón.

Si quieres bailar exclusivamente Lindy Hop, necesitarás unos zapatos de alta calidad, con suela de goma, sin tacón o tacón muy bajo; si tu dedicación va a ser únicamente al Flamenco, necesitarás otro tipo de zapatos distintos; si lo que quieres es hacer solo Claqué, tendrás que utilizar otros modelos adaptados al Claqué; si solo te quieres dedicar a los Bailes Latinos (Salsa, Bachata y Kizomba) necesitarás otro tipo de zapatos y si lo que quieres es hacer Baile Deportivo, tus zapatos tienen que ser otros mucho más resistentes y de alta calidad.

Deslizamiento y agarre del calzado especial para baile.

Algunas veces hay personas que me dicen: «Alfonso, el suelo agarra mucho y no desliza ¿tienes talco?» Si tu calzado es el que usas para calle, con suela de goma, el talco no sirve para nada, porque la goma es para hacer agarre en la calle, pero también se agarra en la pista de baile.

Si quieres girar con suela de goma, no podrás hacerlo adecuadamente, girarás levantando los pies del suelo en vez de deslizar los pies en el suelo, es decir, realizarás movimientos toscos, sacrificando estilo y elegancia. Posiblemente terminarás rompiendo los zapatos o lesionándote el tobillo o la rodilla.

Hay quien cree que con no llevar suela de goma y llevar suela de cuero, ya es suficiente, aunque sean zapatos de calle. Es cierto que ese zapato no se agarra en la pista, pero también es cierto que, como no agarra, no proporcionan estabilidad, sobre todo en los giros.

El zapato de baile en las clases.

La misión principal del zapato de baile es que agarre bien al suelo cuando lo necesitas y que al mismo tiempo deslice suavemente cuando lo necesitas. Son los zapatos de baile los que equilibran el agarre y el deslizamiento.

Aunque parezcan funciones contrarias entre si, el secreto de esta combinación está en la suela, que lleva un fieltro especial adecuado para evitar estos problemas y deslizarse sin llegar a dar resbalones y agarrarse sin llegar a frenar los pasos y los giros. El zapato de baile hace que tus pies se sientan libres en los movimientos y seguros en la pisada.

El zapato de baile en las clases.

Si además de salir a bailar asistes a clases de baile, en donde tienes que practicar, hasta llegar a dominar un giro determinado, o tienes que machacar una secuencia de pasos concreta, tu necesidad de utilizar zapatos de baile aumenta, porque al cabo de la semana, las horas de baile se incrementan y tus pies necesitan ser mimados, porque son tu herramienta de trabajo.

Unos zapatos de baile contribuirán a que ir a clases de baile y salir a bailar, te apasione, y que desees esos momentos con muchas más ganas y alegría.

No obstante, si estás empezando, te recomiendo que elijas modelos de zapatos que sean más baratos y cuando vayas adquiriendo experiencia y soltura, cambies a otros modelos de más precio que aporten otras prestaciones.

Algo muy importante que debes saber es que sea cual sea la modalidad de baile que realices y sea cual sea su precio, tu zapato tiene que sujetar muy bien tu pie, para que puedas mantener el equilibrio durante las caminatas y giros del baile, para que no corras riesgos si se te sale un zapato bailando y para que disfrutes así al máximo de esta sana actividad.

El pie, una máquina perfecta

El pie humano tiene numerosos huesecillos, articulaciones, tendones, músculos y ligamentos que todos, en conjunto, forman una máquina perfecta destinada a andar y cuando es necesario, correr.

Anatomía de un pie humano

Anatomía pies
Photo by Conscious Design on Unsplash

Yo siempre digo que quien puede andar puede bailar, pero bailar es algo más que andar, porque cuando se baila se hacen más cosas con los pies que cuando se camina.

Los pasos, en el baile, no los damos siempre hacia delante, como hacemos al andar, sino que también damos pasos hacia atrás, pasos laterales, pasos en diagonal y también hacemos balanceos, giros y más cosas…

En el baile, además, tenemos que pisar el suelo de diferentes maneras, unas veces con la planta del pie completa; otras apoyamos la punta del pie para seguir con la media planta y terminar apoyando el pie completo; en otras ocasiones a la inversa, apoyando primero el talón y después el pie completo. Unas veces nos dejamos deslizar, casi como si estuviéramos patinando, en otras ocasiones realizamos un mayor impacto contra el suelo. Y además, siempre hemos de estar atentos a cualquier imprevisto que se presente en la pista, porque hay que frenar par no chocarnos con otras parejas.

Durante la práctica del baile tenemos muchos momentos en los que hemos de hacer «relevé», (término francés sin traducción al castellano), es decir, levantar el peso de los talones y cargarlo sobre el metatarso y falanges de los dedos, especialmente para poder girar.

En el baile hemos de realizar muchas veces movimientos enérgicos, bruscos, vigorosos y algunas veces se llegan a realizar movimientos extremos, sobre todo los profesionales y los bailarines de competición y hay ocasiones en las que los pies no están preparados para esas situaciones extremas.

Todo ese conjunto de huesecillos, articulaciones y elementos que conforman el pie, requieren que estos se encuentren entrenados mediante clases de baile, pero sobre todo acomodados dentro de unos zapatos que recojan, fijen y aseguren nuestra herramienta de trabajo imprescindible que necesitamos para bailar: los pies.

Cuidados y atenciones del pie

Por lo indicado anteriormente, los pies deben ser cuidados, seamos o no seamos bailarines, pero si somos bailarines y sobre todo cuando se es profesional del baile, los pies deben ser mimados.

En las clases y entrenamientos, así como en el momento de la práctica real del baile, podemos llegar a situaciones de estrés articular, muscular y óseo y esto se manifiesta con dolor e incluso con lesiones.

Es muy frecuente que se lleguen a producir rozaduras como consecuencia del calzado inapropiado, pero también esguinces, tendinitis o sobrecargas musculares que requieren atención médica.

Cuidados y atenciones del pie

Cuidados de los pies

Hay algunos cuidados y atenciones que se pueden hacer en casa, por ejemplo: andar y sentarse con los pies descalzos y moverlos con una pelota de tenis debajo de las plantas; levantar la pelota con los dedos de ambos pies; tumbarse a ratos con los pies en alto; darse baños de pies con agua templada y sal marina y tras los baños de pies eliminar la piel muerta con exfoliantes, así como aplicarse cremas hidratantes.

Si se presentan casos de callosidades, uñeros, agarrotamiento en los dedos, debes acudir al podólogo.

Al trabajo intensivo al que se someten los pies, junto con el paso de los años, hay que añadirle los desgastes de las articulaciones (artritis y artrosis), por lo que es conveniente que, desde jóvenes, los profesionales y aficionados al baile acudan a los podólogos o traumatólogos, para mantener un plan de revisiones o chequeos y tomar medidas preventivas, si fuera necesario, sobre todo si ya has tenido algún percance anterior, por ejemplo un esguince.

Los profesores y entrenadores también deben aconsejar sobre los estiramientos y calentamientos previos a las clases y corregir posturas inadecuadas que pueden estar escondiendo problemas físicos ocultos.

En esto tiene que ver mucho el calzado y en su caso las plantillas que puedan ser necesarias y que puedan recomendar los profesionales sanitarios.

Características de los zapatos de baile

Los fabricantes de zapatos de baile cada vez más estudian los movimientos que realizan los bailarines y obtienen conclusiones tales como que deben ser más sólidos en unas zonas y más flexibles en otras, con lo que se obtiene seguridad y comodidad.

Las características básicas de los zapatos de baile deben ser: solidez (que tenga aguante y resistencia); flexibilidad (que pueda acomodarse a los movimientos del pie); seguridad (que sea estable, que deslice y que agarre) y comodidad (que sientas en tu pie la caricia que sientes con un guante en la mano).

A estas características básicas hay que añadirle, al gusto de cada cual, la belleza del diseño, la elegancia de los adornos complementarios, el color, etc.

Con el zapato de baile se pretende dar al bailarín facilidad en la movilidad por la pista y que no arriesgue a lesionarse los tobillos, las rodillas o las caderas por llevar un calzado inadecuado para la actividad del baile.

Además analizan también los materiales utilizados, para conseguir aliviar el peso con modelos muy ligeros y dar una mayor firmeza al tacón sobre todo en los zapatos de mujer.

Diseño y color del calzado para bailar

En una ocasión leí que cuando en el año 1903 se construyó la factoría Ford de coches con motor, se decía que cada uno podía encargar el coche del color que quisiera, siempre que fuera negro…

Bromas aparte, en los zapatos de baile de hombre, no voy a decir que sucede lo mismo, pero casi, porque la variedad es muy limitada. Hay muy poco para elegir: algunas excepciones en color distinto del negro, como puede ser el marrón o el beige, algunas variedades en charol, algunas combinaciones en blanco y negro, algunos adornos o relieves troquelados en la piel y poco más…

Aún así, independientemente de que cada quien pueda tener sus propios gustos, en los modelos diseñados para hombre lo más frecuente es que se trate de un zapato con tacón ancho, cerrado, con cordones, con piel mate o en brillo.

No es el caso de los zapatos de baile para mujer. La mujer puede elegir, no entre cientos de modelos, sino entre miles, repartidos entre cientos de fabricantes con variedades en color, hechura, sujeciones, broches, ataduras, tacón y adornos, elementos que conforman una gran pluralidad de combinaciones infinitas.

No obstante, tanto para hombre como para mujer, hay que considerar que los dedos, los empeines, las plantas, los talones y los tobillos, deben estar seguros y protegidos y siempre debes asegurarte de que el zapato sea cómodo para ti.

Para la mujer el diseño es un elemento decisivo en el momento de la elección del zapato y algunos modelos llevan a engaño, pues parecen muy frágiles, por estar elaborados con tiras de cuero, o con una línea tan estilizada que pueden dar esa impresión, aunque en realidad no es así.

Materiales del calzado de baile

En mi opinión el zapato de baile debe ser de piel, al menos las partes que están en contacto con el pie. La piel es el mejor material que se ha descubierto para los zapatos. Este material es el más moldeable y su resistencia es muy alta si los empleamos solo para bailar.

Hay componentes accesorios que pueden contener otros materiales, como los tacones, las ataduras, las hebillas, los adornos…

El tacón

En el caso del hombre, la altura del tacón suele venir estandarizada por el fabricante, aunque pueden surgir algunos modelos que lleven elección de su altura.

En el caso de la mujer, todo depende de lo que ella quiera. No recomendamos plataformas para bailar, pues pueden producir inestabilidad y pérdida de equilibrio, lo cual no es nada deseable en el baile.

La altura del tacón para los zapatos de mujer, siempre tiene que ir de acuerdo con lo que ella esté acostumbrada. Si no está acostumbrada a usar tacones, nuestra recomendación es que use tacón bajo y de mediano grosor, para que con el tiempo, si lo desea, pueda ir aumentando la altura con tacones más finos.

Para la mujer es imprescindible utilizar en el baile el recurso «relevé», lo que ya hemos dicho anteriormente. Este recurso es mucho más fácil realizarlo llevando tacón alto, porque con el tacón alto la mujer ya lleva parte del peso del cuerpo apoyado en el metatarso y solo tiene que despegar ligeramente el tacón del suelo para girar.

Lo más frecuente en la mujer es el uso de tacones de entre 6 y 8 cm., aunque hay mujeres a las que les resulta imposible llevar tacón alto.

Como herramienta de uso que es, el tacón sufre mucho desgaste. Más adelante hablamos de las protecciones de los tacones.

La suela

Los Bailes de Salón se realizan, preferiblemente en suelos de madera, o en su defecto en suelos duros lisos y uniformes, porque muchos de esos bailes requieren cierto deslizamiento. Los Bailes Latinos (nos referimos a Salsa, Bachata y Kizomba), se pueden bailar en cualquier tipo de suelo. Yo los he visto bailar hasta en una escalinata y en calles adoquinadas con pendiente. Si quieres bailar latinos en ásperos suelos de cemento, puedes.

Otra cosa es el tipo de suela que lleves

Como ya hemos dicho, la suela de goma tiene mucho agarre, por lo que habrá cosas que no podrás hacer con esos zapatos, por ejemplo girar en relevé, y si lo haces, procura tener cerca un buen médico traumatólogo.

Cuidados y atenciones de los zapatos de baile

Ya hemos hablado de los cuidados que requieren los pies de los bailarines y ahora veremos los cuidados de los zapatos de baile.

El cepillo de púas alarga la vida de tus zapatos.

Cepillo de púas para limpiar el zapato

Limpieza de las suelas.

La parte más afectada de los zapatos es siempre la suela, al estar en contacto con la pista de baile y acumular partículas de suciedad que hay que eliminar, después de cada uso y antes de guardarlos. Esta limpieza de las suelas se realiza utilizando un cepillo de púas duras.

La acumulación de suciedad en las pistas de baile, va convirtiendo la suela en una superficie acristalada que hará que patines indebidamente en el suelo. Por esta razón recomendamos que la limpieza se haga siempre cuando termines de bailar. En realidad solo requiere unos minutos.

Los cepillos para limpiar las suelas de los zapatos de baile, son de púas metálicas, muy duras, pero flexibles y están colocadas con una cierta inclinación, de manera que tienes que pasarlas por la suela de los zapatos «a pelo», no a «contrapelo» y suavemente, hasta que quede limpia de suciedad. Si alguna partícula se hubiera quedado incrustada en la suela, podrías utilizar una pinza, siempre con mucho cuidado para no desgarrar el fieltro de la suela.

El cepillo de púas no debe guardarse junto a los zapatos, porque podrían arañarse estos. Lo mejor es llevarlo en un estuche o caja que también te proteja a ti y no te arañes tú cuando metas la mano para coger los zapatos. Posiblemente te valga el estuche de unas gafas viejas.

Armario de zapatos

Una vez los vayas a guardar, debes hacerlo en un lugar seco y obscuro, sin demasiado frío y sin demasiado calor. Si es posible ponlos en algún lugar en donde puedan respirar.

Desgaste del zapato

Cuando los zapatos llevan ya muchas horas de baile, empezarás a notar desgastes en la suela y en el tacón y será entonces cuando deberás valorar si repararlos o comprar otros nuevos. Si los llevas a reparar, asegúrate de que los pones en manos de alguien que sabe reparar zapatos de baile, porque no todos los reparadores de zapatos saben trabajarlos.

Es conveniente que los tacones sean protegidos del desgaste y aumenten en adherencia.

Zapatos para bailar

Protectores de tacones

Para los zapatos de mujer existen unos protectores de silicona que se insertan en los tacones y aportan adherencia al suelo, evitando posibles caídas o torceduras en el pie de la mujer cuando apoya el peso en el talón. Esto le da mucha seguridad a la mujer.

Estos protectores, además de proporcionar adherencia, evitan desgaste en el tacón del zapato, manteniéndolo limpio del contacto con la pista durante el baile. Los hay de distintos colores, aunque el más usual es el transparente, para no distorsionar el color original del tacón. Tienen un precio muy barato y cuando se desgastan se pueden sustituir por otros, pues normalmente, por su bajo precio, se compran por lotes para tener en reserva.

Por supuesto, sirven para otros modelos de zapatos aunque no sean de baile. Son muy resistentes a la vez que flexibles, aminoran el ruido al andar, evitan que los tacones se claven en el césped o en la arena, los hay en distintas tallas, adaptables a la forma del tacón y los transparentes pasan desapercibidos.

Bolsas y mochilas para transporte de zapatos

Debes transportar los zapatos en una bolsa, caja, maletín, etc., y debes cambiarte de zapatos junto a la pista, en el lugar en donde vayas a bailar.

Si no tienes un lugar adecuado en donde llevarlos, existen unas mochilas con protección. Las mochilas no cuesta mucho y prolongarás la vida de tus zapatos, pues no se irán rozando entre ellos durante el transporte, evitarás la pérdida o rotura de adornos, si los llevan y también evitarás que se arañen con el cepillo de púas para la limpieza de las suelas.

También puedes utilizar una bolsa de deporte o un bolso de viaje, adaptándolos a tu necesidad con separadores o envolviendo tus zapatos en telas para que no se rocen entre ellos ni con otros objetos que puedas llevar dentro. Procura no poner nada de peso sobre los zapatos para que no se deformen.

Plantillas especiales para el Zapato de Baile.

Hay personas que necesitan plantillas por tener alguna anomalía podológica, por alguna vieja lesión, etc. Al margen de esas razones, hay personas que no terminan de acomodarse a los zapatos de baile, no porque no sean cómodos, sino porque podría haber algún desajuste entre el pie y el zapato.

El ser humano, aún sin tener ningún problema físico en los pies, no tiene ambos pies exactamente iguales, sino que tiene ligeras diferencias entre ellos. Nadie pisa igual con los dos pies. Si miramos las suelas y tacones de nuestros zapatos de andar por la calle, comprobaremos que la profundidad del desgaste no es la misma, ni los dos zapatos tienen el mismo dibujo de desgaste.

Las plantillas interactúan entre el pie y el zapato, modificando la pisada. Un ligero desajuste entre el pie y el zapato, podría solucionarse con una plantilla o una media plantilla.

Si te sucede algo de esto, nosotros no te recomendamos el uso de plantillas, sino que te recomendamos que acudas a un podólogo

Qué valorar antes de comprar mis zapatos de baile

Antes de comprar unos zapatos de baile debes valorar dos cosas: La elección del modelo y la talla de tus pies.

Si tu idea es regalar unos zapatos de baile, será un regalo fantástico para quien lo reciba, aunque debes prestar atención a esto: si el receptor es un hombre, posiblemente le gustará el modelo que tú elijas. Solamente tienes que asegurarte de la talla.

Si la receptora es una mujer, le hará mucha ilusión también, aunque es más difícil acertar con el modelo, porque hay tantos modelos y tantas variedades, que tienes que estar muy seguro de tu elección, tanto en el modelo, como en el color o en la talla de pie.

Elección del modelo. En la elección del modelo es tan importante que el zapato te guste visualmente, como que se adapte a tu pie para que éste vaya protegido y seguro. Como decíamos antes, todo el pie tiene que ir sujeto y protegido.

Dice el proverbio que «el mejor escribano echa un borrón», y yo digo que el mejor bailarín da un pisotón. Un pisotón encima del zapato puede doler bastante, pero un pisotón directamente en los dedos duele mucho más. Mujer, si bailas con los dedos de los pies al descubierto, corres ese riesgo y lo digo porque yo he visto cómo en un lance propio del baile, de un punterazo accidental en la punta de los dedos, una mujer sufrió la fractura de uno de sus dedos.

Cuando elijas un modelo decide si quieres que tus dedos queden al descubierto o si prefieres que vayan protegidos. Si eliges llevarlos al descubierto, procura que queden dentro y por encima de la suela y que no sobresalgan por delante, porque además, no estarás cómoda bailando.

Elige unos zapatos que vayan acolchados en la planta. Si además lleva acolchado en el envoltorio del pie, mucho mejor.

Elige también un modelo que tenga buenas ataduras para que te sujeten bien el empeine. En caso contrario, bailarás incómoda y te podrás lesionar.

Verificar la talla

Cada fabricante tiene su propia tabla de tallas. No cuentan con criterios estandarizados.

Si para andar por la calle tienes unos zapatos con talla 38, por poner un ejemplo, los fabricantes de zapatos de baile pueden tener la equivalencia en tallas distintas, por ejemplo: 37.5 en vez de 38, o 41.5 ó 42 en vez de 41.

Por consiguiente, debes tomar la medida de tus pies y no fiarte de la talla que tienes en tus zapatos normales.

En el siguiente video puedes ver cómo tomar la medida de tus pies.

Una vez tengas tu medida, anótala y búscala la equivalencia en el fabricante del modelo que quieres. Piensa que algunos fabricantes dan la tabla de conversión en centímetros y otros en pulgadas. Una pulgada tiene el equivalente en 25,4 milímetros, y que las fracciones de pulgada van en sextos y octavos de pulgada, al ser una medida que no pertenece al sistema métrico decimal.

Cómo realizar la compra

Puedes entrar en este enlace y navegar, tanto para encontrar tus zapatos, como cualquier otro accesorio que puedas necesitar.

¡Que lo disfrutes!